Venezuela redobla medidas en estado fronterizo por COVID-19

WSAV Ahora

Chicos con mascarillas para prevenir el nuevo coronavirus estiran los músculos antes de jugar un partido de fútbol, en el barrio Lidice de Caracas, Venezuela, el sábado 16 de mayo de 2020. (Foto AP /Matías Delacroix)

CARACAS (AP) — El presidente venezolano Nicolás Maduro ordenó el domingo redoblar las medidas de prevención sanitaria, particularmente en el estado sureño de Apure, limítrofe con Colombia, donde se han detectado una serie de nuevos casos de coronavirus.

Brasil y Colombia, países vecinos, son dos de los principales focos de “alarma y de contaminación”, dijo el gobernante, quien resaltó que las cifras topes de 45 y 37 de COVID-19 en las últimas 48 horas corresponden a venezolanos que regresaron al país “huyendo” de los efectos de la enfermedad en otros países de Sudamérica.

Dijo que ordenó reforzar, en ese sentido, los “protocolos de protección y seguridad en la frontera”, citando el regreso en semanas recientes de más de 40.000 venezolanos.

Poco antes, la vicepresidenta Delcy Rodríguez informó que la cifra de contagiados se elevó a 531 tras contabilizarse en las últimas 24 horas 37 nuevos casos, la mayoría de ellos —según la alta funcionaria— de personas que ingresaron al país procedentes de Perú y Colombia.

Venezuela está sumida en una severa crisis política y económica caracterizada por una hiperinflación y una profunda contracción del Producto Interno Bruto que ha obligado a casi cinco millones de personas a irse del país en los últimos años.

Maduro también ordenó aumentar la asistencia al personal de salud, citando que en las últimas 24 horas se han confirmado los contagios de tres médicos y una enfermera.

Por otra parte, siete indígenas de la amazonía boliviana han muerto por coronavirus desde que comenzó la pandemia y otros 25 dieron positivo, según un informe de la Red Eclesial Panamazonía y la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica.

Brasil es el país con más indígenas fallecidos (70) entre los ocho países que comparten la cuenca amazónica en Sudamérica, según el reporte de la Coordinadora.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, pidió a las empresas cuidar a sus trabajadores que, a partir del lunes, retomaran labores en 323 municipios del país libres de coronavirus.

Se trata de alrededor del 13% del país, integrado por 2.463 municipios distribuidos en 32 estados.

El gobierno mexicano anunció desde la semana pasada que esas poblaciones podrán levantar las medidas de distanciamiento social un par de semanas antes de que finalice la jornada nacional de sana distancia.

Además, las actividades relacionadas con la minería, la construcción y la industria automotriz ya son consideradas esenciales y pueden volver a operar a partir del lunes.

“Vamos a iniciar con mucho cuidado. Lo más importante, siempre lo he dicho, es proteger la vida”, dijo el primer mandatario en un mensaje en video difundido en redes sociales. “Se tiene que cuidar a los trabajadores y se les tiene que dar la confianza. No vamos a establecer muchos mecanismos de supervisión o trámites burocráticos y es a partir de la confianza”.

Hasta el domingo por la noche, México tenía 49.219 contagios, 13.672 de ellos localizados en la Ciudad de México, con 5.177 defunciones en todo el país.

Las autoridades sanitarias han dicho que en estos días la epidemia pasa por su pico y confían en estudios matemáticos para asegurar que el número de contagios irá a la baja una vez que llegue la fecha para abrir a nivel nacional.

El subsecretario de salud, Hugo López-Gatell dijo el domingo que aún no es momento de relajar las medidas y les pidió a gobernadores de los estados que no lo hagan antes del 31 de mayo porque estarían violando la ley.

López-Gatell ha dicho que tiene reportes que en los estados de Nuevo León y Jalisco se han reabierto restaurantes y bares, aún cuando no está permitido.

Por su parte, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, rechazó reactivar la economía como exigen algunos empresarios y políticos, afirmando que no se ha llegado al pico de los contagios en el país.

Bukele reiteró que la cuarentena domiciliar obligatoria debe de seguir y llamó a todos los poderes del Estado a buscar acuerdos por el bien de El Salvador.

“No es tiempo de abrir la economía, por más que griten los empresarios, no es tiempo de abrir”, dijo Bukele en un mensaje a la nación trasmitido en cadena nacional de radio y televisión.

“Enfrentamos una pandemia que ha puesto de rodillas a las potencias del mundo”, dijo Bukele que afirmó que El Salvador no está listo para combatir la pandemia ya que no cuenta con los recursos necesarios.

El presidente salvadoreño, que ha mantenido un abierto enfrentamiento con la Asamblea Legislativa y se ha declarado en rebeldía ante los fallos de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, llamó al dialogo para buscar acuerdos y enfrentar unidos a la pandemia.

Las autoridades salvadoreñas habían iniciado el domingo un programa para entregar alimentos a 1,7 millones de familias de los sectores más vulnerables, con entregas casa por casa para evitar aglomeraciones. Cada paquete contenía harina de maíz, pasta, arroz, frijoles, azúcar, café soluble, pollo, leche en polvo, aceite y atún.

El gobierno también entregó entre fines de marzo e inicios de abril 300 dólares a 1,5 millones de familias de bajos ingreso..

El Salvador registra 1.338 casos confirmados, 30 fallecidos y 464 recuperados.

En Bolivia, la región más castigada con la enfermedad es Santa Cruz, en el oriente del país, ya que concentra el 65% de los 3.661 casos positivos registrados hasta el domingo. El informe del Ministerio de Salud contabiliza 165 decesos hasta ahora.

Aunque la cuarentena ha sido ampliada hasta fin de mes, más actividades laborales volverán a reanudarse desde el lunes en momentos en que el contagio está en acelerado ascenso, según las autoridades sanitarias.

En tanto, Chile reportó el domingo 29 muertos más —la cifra más alta de fallecidos divulgada en una jornada desde que se detectó el primer caso del virus en el país el 3 de marzo— con lo que las víctimas suman 450 y los casos positivos 43.781, unos 2.353 más que la víspera.

La capital chilena vivía su segunda jornada de cuarentena total con un balance comedido de parte de las autoridades, que insistían en la necesidad de cumplir con el confinamiento y quedarse en casa.

“Depende de todos, nos tenemos que cuidar todos”, insistió el ministro de Salud, Jaime Mañalich. “Lo que viene en estas semanas es durísimo; estamos preparados para seguir dando todo lo que corresponde a la autoridad pero es necesario que cada ciudadano dé también el máximo que pueda” para que las medidas de cuarentena sean “lo más breves posibles”, agregó.

La red hospitalaria de la Región Metropolitana, que está bajo una cuarentena que afecta al 90% de su población y donde se concentra la mayor parte de los contagios, ya está saturada en un 91%, según las autoridades. De los 29 muertos reportados el domingo, 24 corresponden a esta región.

En cadena nacional, el presidente chileno Sebastián Piñera se dirigió en un tono mucho más humilde que en anteriores ocasiones.

“Ningún país, ni siquiera los más desarrollados, estaba preparado para enfrentar la pandemia”, afirmó el mandatario. “Chile tampoco estaba preparado. Tenemos que ser humildes en reconocerlo”. señaló, en contraste con sus declaraciones de mediados de marzo, cuando aseguró que el país sudamericano estaba “mucho mejor preparado que Italia” para enfrentar esta situación.

“Nuestro sistema de Salud está extraordinaria y crecientemente exigido y estresado”, reconoció. “En los últimos días hemos entrado en una nueva fase, con más contagios y personas fallecidas”.

Piñera también anunció nuevas medidas económicas, como una canasta básica de alimentos que se entregará a 2,5 millones de las familias chilenas más vulnerables, la creación de un Fondo con Garantía del Estado y una red de instituciones no bancarias para que pequeñas y medianas empresas puedan acceder más rápidamente a créditos, un programa de apoyo a la salud mental y la ampliación de residencias sanitarias.

En Colombia, mientras tanto, el presidente Iván Duque descartó reactivar en un corto plazo el transporte aéreo internacional y nacional, y adelantó que la próxima semana evaluará con varios de sus colegas de la región la paralización que está golpeando la industria de la aviación comercial. Al igual que otros países, Colombia solo está permitiendo vuelos de carácter humanitario.

Por la tarde, regresaron al país en un vuelo humanitario 366 colombianos que estaban en Europa, Asia y Oceanía desde hace más de un mes debido al cierre de aeropuertos y a la cuarentena obligatoria.

Bajo estrictas medidas sanitarias cada uno de los pasajeros fue examinado por médicos de la secretaria de salud y ninguno de ellos presentó síntomas de COVID-19. Cumplirán un aislamiento de 14 días en sus casas, se informó.

Juan Espinosa, director de Migración Colombia, señalo a The Associated Press que, con la llegada de este vuelo humanitario, son 42 en total los que se han realizado hasta el momento trayendo 4.624 colombianos. “Esperamos para la próxima semana lleguen otros nueve vuelos, especialmente de Europa”.

“No nos hemos quedado quietos, estamos en contacto con autoridades aeronáuticas de otros países y ver como serian esas mejores prácticas, porque el mundo tendrá que avanzar en un protocolo para lo que es el transporte aéreo internacional, pero por ahora no se reactivará porque no queremos más contagios, la prioridad es la vida en esta pandemia letal que es el coronavirus”, declaró Duque.

Horas más tarde, las autoridades informaron del asesinato de Jorge Enrique Oramas, un activista contra la minería ilegal en Cali, en el suroeste del país. En lo que va de cuarentena, 34 líderes de activistas asesinados han sido asesinados en el país y alrededor de 100 en lo que va del año.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, Colombia registra 15.574 contagios y 574 fallecidos. En el país rige una cuarentena hasta el 25 de mayo.

En tanto, en Guatemala, el presidente Alejandro Giammattei anunció que el país llegó a 1.877 casos y 35 fallecidos por el nuevo coronavirus.

“Esta enfermedad puede matar a todos, no distingue a nadie”, dijo el presidente. ”Porque los que hoy protestan a regañadientes, que esto es una gripona, les apuesto que si fuera su padre, su madre, sus hijos los que estuvieran en el ataúd, estuvieran pidiendo lo contrario de lo que hoy vociferan”, añadió en relación a las críticas contra las restricciones de movilización para intentar frenar la pandemia.

Giammattei, dijo que los mercados y supermercados estarán abiertos desde las 6 de la mañana a las 4 de la tarde y que el toque de queda durante la semana iniciará desde las 5 de la tarde hasta las 5 de la mañana del día siguiente. Durante viernes, sábado y domingo, la restricción de movilidad será de 24 horas.

En América Latina se han registrado a la fecha más de 466.000 contagios y más de 29.900 muertos, con Brasil con la mayor cantidad de infecciones y decesos.

A nivel mundial ha infectado a más de 4,6 millones de personas y causado la muerte a más de 312.000, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

Copyright 2020 Nexstar Broadcasting, Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.