Trump dice que dejará el hospital y se irá a la Casa Blanca

WSAV Ahora

BETHESDA, Maryland, EE.UU. (AP) — El presidente Donald Trump dijo el lunes que dejará el hospital militar donde ha sido atendido por COVID-19 y que continuará su recuperación en la Casa Blanca. Señaló que se siente bien y que la nación no debe temer al nuevo coronavirus, el cual ha matado a más de 210.000 estadounidenses.

El retorno de Trump a la residencia presidencial surge luego de haber recibido un tratamiento excepcionalmente agresivo y unos cuidados muy por encima de los que están disponibles para los estadounidenses comunes. Su médico, el comandante de la Marina Sean Conley, dijo que el mandatario no estaría completamente fuera de peligro por otra semana, pero señaló que había “cumplido o excedido todos los criterios para ser dado de alta del hospital”.

El propio Trump se mostró confiado. “Saldré del magnífico Hospital Walter Reed hoy a las 6:30 P.M. ¡Me siento muy bien! No le teman al COVID. No dejen que domine sus vidas… ¡Me siento mejor que hace 20 años!”, tuiteó.

Conley también se mostró optimista en una rueda de prensa realizada por la tarde y dijo que el presidente podría reanudar sus actividades normales una vez que “no haya evidencia de virus vivo todavía presente”. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aquellos con síntomas leves o moderados de COVID-19 pueden ser contagiosos por hasta 10 días, y deben permanecer en cuarentena al menos durante ese tiempo.

El alta de Trump planteó nuevas interrogantes sobre cómo el gobierno va a proteger a los funcionarios de una enfermedad que sigue muy extendida en el organismo del presidente, y se produce en momentos en los que sigue descubriéndose la escala del brote en la Casa Blanca. La secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, anunció el lunes por la mañana que había dado positivo al virus y que se colocaría en cuarentena.

En tanto, Conley se negó repetidamente a compartir los resultados de los estudios realizados a los pulmones de Trump, señalando que no estaba en libertad de discutir la información porque el presidente no había renunciado a la confidencialidad médico-paciente sobre el tema. Se sabe que el COVID-19 causa daños significativos en los pulmones de algunos pacientes. El médico del mandatario también rechazó compartir la fecha de la prueba negativa más reciente de Trump, un dato crucial para el rastreo de contactos y para entender en qué etapa de la enfermedad estaba el mandatario.

El mensaje de Trump sobre no temer al virus surge cuando su propio gobierno ha animado a los estadounidenses a ser muy cuidadosos y tomar precauciones para evitar contraer y propagar la enfermedad mientras los casos continúan aumentando en todo el país. Durante más de ocho meses, los esfuerzos de Trump por minimizar la amenaza del virus con la esperanza de apuntalar la economía antes de las elecciones han suscitado críticas tanto de demócratas como de republicanos.

Apenas un día antes, Trump dejó entrever que finalmente había comprendido la verdadera naturaleza del virus, al afirmar en un video: “Lo entiendo”.

El domingo por la tarde, Trump dejó brevemente el hospital para saludar a unos simpatizantes desde un vehículo, una salida en la que no se tomaron las precauciones necesarias para evitar contagios.

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que Trump estaba ansioso de salir luego de pasar tres noches en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, donde los médicos revelaron el domingo que su nivel de oxígeno en la sangre había disminuido repentinamente en dos ocasiones en los últimos días y que le habían administrado un esteroide que por lo general se recomienda sólo para pacientes enfermos de gravedad.

La experiencia de Trump con la enfermedad ha sido sumamente distinta a la de la mayoría de los estadounidenses, quienes no tienen acceso al mismo tipo de cuidado y atención. Mientras que la mayoría debe hacer frente a sus síntomas —y al temor de que empeoren— en casa y solos, Trump se ha quedado en la suite presidencial de uno de los mejores hospitales de la nación y le han dado medicamentos experimentales que no están al alcance del público en general. Regresará a la Casa Blanca, donde hay un equipo de doctores de guardia que lo vigilarán las 24 horas del día.

Copyright 2021 Nexstar Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.