Purdue Pharma, fabricante de OxyContin, se declara culpable y admite formalmente su participación en la crisis de opioides

WSAV Ahora

FILE – In this Tuesday, May 8, 2007, file photo, a Purdue Pharma logo is affixed to part of a Purdue building in Stamford, Conn. Proposed settlements between the federal government and OxyContin maker Purdue Pharma and its owners cleared a major legal hurdle Tuesday, Nov. 17, 2020, when a bankruptcy judge said they could move ahead. (AP Photo/Douglas Healey, File)

(AP) – Purdue Pharma se declaró culpable el martes de tres cargos penales y admitió formalmente su papel en una epidemia de opioides que ha contribuido a cientos de miles de muertes en las últimas dos décadas.

En una audiencia virtual con un juez federal en Newark, Nueva Jersey, el fabricante de OxyContin admitió haber obstaculizado los esfuerzos de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos para combatir la crisis de adicción. Purdue reconoció que no había mantenido un programa efectivo para evitar que los medicamentos recetados fueran desviados al mercado negro, a pesar de que le había dicho a la DEA que sí tenía un programa de ese tipo, y que proporcionó información engañosa a la agencia como una forma de impulsar cuotas de fabricación de la empresa.

También admitió haber pagado a los médicos a través de un programa de oradores para inducirlos a recetar más sus analgésicos.

Las declaraciones de culpabilidad fueron presentadas por el presidente de la junta de Purdue, Steve Miller, en nombre de la empresa. Fueron parte de un acuerdo penal y civil anunciado el mes pasado entre la empresa con sede en Stamford, Connecticut y el Departamento de Justicia.

El acuerdo incluye $ 8,3 mil millones en multas y decomisos, pero la compañía está comprometida con un pago directo al gobierno federal de solo una fracción de eso, $ 225 millones. Pagaría la cantidad más pequeña siempre y cuando ejecute un acuerdo que pase por un tribunal federal de quiebras con los gobiernos estatales y locales y otras entidades que lo demanden por el precio de la epidemia de opioides.

Los miembros de la acaudalada familia Sackler, dueños de la empresa, también acordaron pagar 225 millones de dólares al gobierno federal para resolver los reclamos civiles. No se han presentado cargos penales contra miembros de la familia, aunque su acuerdo deja abierta la posibilidad de que eso ocurra en el futuro.

El alegato de Purdue a los delitos federales proporciona solo un pequeño consuelo para los defensores que quieren ver penas más severas para el fabricante de OxyContin y sus propietarios. La actual crisis de sobredosis de drogas, que parece empeorar durante la pandemia de coronavirus, ha contribuido a la muerte de más de 470.000 estadounidenses en las últimas dos décadas, la mayoría por opioides legales e ilícitos.

Los fiscales generales de aproximadamente la mitad de los estados se opusieron al acuerdo federal, así como al acuerdo propuesto por la compañía en el tribunal de quiebras. En el caso de quiebra, Purdue ha propuesto transformarse en una corporación de beneficio público y sus ganancias ayudarán a abordar la crisis de opioides.

Los fiscales generales y algunos activistas están molestos porque, a pesar de que los Sackler renunciaron al control de la empresa, la familia sigue siendo rica y sus miembros no se enfrentarán a prisión u otras sanciones individuales.

Los activistas dicen que no hay diferencia entre las acciones de la empresa y sus propietarios, que también controlaban el directorio de Purdue hasta los últimos años.

Copyright 2021 Nexstar Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.